Testimonio de Eduardo Monardes

Enviado el 11/05/2017

Llegó un momento en que no podía respirar y vivía a puro iliadin . Acudí a la doctora y me explicó que tenia los cornetes absolutamente tapados o pegados con un porcentaje mínimo de inhalación. Junto con esto roncaba muchísimo . La doctora me operó (septoplastía) y me sugirió que me hiciera uvulopalatoplastía. La verdad es que me cambió la vida . Hoy respiro normalmente y ronco muy poco. Recomiendo en un cien por ciento ambas operaciones.

Leer más
Políticas de privacidad